martes, 18 de marzo de 2014

Hospicio Casa de Misericordia de Ruíz Dávila

En la finca del Jirón Ancash N° 569, entre la avenida Abancay y Ayacucho, en el cercado de Lima, ubicamos el Hospicio Casa de Misericordia de Ruíz Dávila. Hermoso recinto de estilo arquitectónico de inicio republicano, que acogen 70 claustros y patio, donde se les proporcionó albergue a mujeres pobres y viudas abandonadas de la época. Aquí el visitante se halla extasiado ante sucesión de claustros en profundidad y arquerías que se enlazan a opuesta distancia, conduciendo el mirar al fondo del recinto que rompe en un extenso patio de remansa paz. Los claustros conforman arquerías de medio punto que por sus gruesas proporciones, pareciera no soportar los arcos superiores de madera que dan una impresión de una arquitectura flotable. Habitaciones de pequeñas puertas y ventanas expresan sencillez franciscana que le otorga atmosfera de quietud.
 Según escritura del 03 de Junio de 1817, ante el Notario José María La Rosa, el terreno del Hospicio fue comprado por don Juan Ruiz Dávila, área que fue aumentada con la donación que por la misma escritura, hizo el Convento de San Francisco.
Cuenta la historia que el comerciante limeño don Juan Ruiz Dávila, en el barco en que viajaba fue alcanzado por una fuerte tempestad que lo hizo naufragar. En ese instante prometió a Dios que de salvarse dedicaría parte de su fortuna en atender a la gente más necesitada. Pasó el tiempo y olvido lo prometido, hasta que cierto día una viuda pobre de edad avanzada, lo visitó. Le dijo que le enviaba un sacerdote el cual le aseguró que el Sr. Ruiz Dávila la ayudaría porque él tenía un juramento con Dios. Él quedó asombrado pues nadie conocía tal ofrecimiento olvidado. Tras indagar por el sacerdote y recorrer los claustros del convento San Francisco, la anciana detuvo sé ante el retrato de San Francisco de Asís e indicó que era él, quien le menciono de su palabra empeñada. Ese mismo día, el 18 de febrero de 1827, el Sr. Ruiz Dávila otorga poder a su hermano para que después de su muerte se establezca la casa de misericordia y hospicio para mujeres pobres y viudas en abandono.
 
 




 
 

 
En 1834 se crea la Sociedad de Beneficencia de Lima en la necesidad de tutelar las rentas y bienes de las Hermandades. La Beneficencia ejecuta, por delegación del Estado, la política de atención sanitaria y de asistencia social, en base al nuevo modelo.
Por escritura del 13 de Julio de 1837, ante el Notario público don José Simeón Ayllón Salazar indicó que el referido Ruiz Dávila le había comunicado que todas sus propiedades pasarán a la Beneficencia Pública de Lima para el sostenimiento de la Casa de Misericordia que debía edificarse. Es así que el 20 de julio de 1848 se creó este albergue. En la memoria Institucional de 1858, se da cuenta del inicio de este Hospicio, desde mediados del siglo XIX el local continuó prestando su función humanitaria. En enero 2003, un grupo de humildes ancianitas que moran en este albergue limeño, son víctimas de un voraz incendio que estuvo a punto de dejar en cenizas la casona que las albergo.
El 2009 el local siniestrado es adquirido por el Congreso de la República a la Beneficencia Pública de Lima, iniciando su restauración y puesta en valor. Finalizado los trabajos pasa a ser usado como oficinas administrativas del Parlamento Nacional.

No hay comentarios: