viernes, 18 de septiembre de 2009

Trujillo - Plaza de Armas

La Plaza de Armas de la ciudad de Trujillo conserva en su arquitectura un legado histórico que refleja la identidad cultural de sus ciudadanos con su pasado, digno de ser fotografiado, en la que se puede apreciar los estilos arquitectónicos que dieron realce en una etapa de su historia a esta ciudad.



Trujillo ofrece a los visitantes una Plaza de Armas con diversas opciones para ser captada por el lente de nuestra cámara. Tal es el caso de su monumento central; la variedad de estilos de las fachadas de sus casonas que engalanan sus cuadras, matizadas por sus ventanales, de delicados diseños en la confección de sus rejas; sus Iglesias y las avenidas que nos conducen a ella.





En esta oportunidad Trujillo nos recibió con una mañana de cielo nublado, que permite el paso del resplandor de la luz solar, que amortigua y combina los tonos terracota de sus paredes, reafirmando el lenguaje de su textura y color con el detalle del trabajo de sus rejas.

Programe la cámara digital con una sensibilidad baja en su ASA, que permitía trabajar con diafragma cerrado y el uso de una velocidad mediana acorde con la luz, logrando obtener un mejor empleo del espectro tonal de la Luz, que dé una buena saturación de la presencia del color en su frontis.

A primera vista uno ve el contexto global del monumento, que se puede trabajar de varios ángulos, tal como se puede apreciar en las fotos.


Pero hay detalles que uno tiene que saber aislar dentro del contenido global del monumento y que suelen pasar inadvertidos a simple vista; por ello, grafico las placas emblemáticas de la reseña histórica ubicada en la base del mismo.






Qué difícil y absurdo resulta tomar una sección del frontis de la casona, pero después del trabajo metódico uno descubre el verdadero valor de su textura y color con las formas de sus rejas. He aquí un ejemplo del mismo.











En el interior de su Iglesia Principal, siempre con el respeto y el cuidado que se merece, se puede capturar el misticismo de su arquitectura, para ello uno puede arrodillarse en el reclinatorio, previa selección del lugar y lo que se quiere conseguir en la toma. Con ello aplico… “A Dios rogando y con la cámara tomando”.



1 comentario:

carvarcas5 dijo...

Los artículos y las fotografías mantienen una perfecta armonía en cuanto a calidad y demuestran versación de parte del autor. Todos los temas abordados me han interasado y gustado, en especial el de la ciudad de Trujillo ¿Será porque allí pasamos nuestra luna de miel Cristina y yo?.
Un fuerte abrazo mi querido César y sigue adelante.
CARLOS